Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

martes, 29 de agosto de 2017

NOS VEMOS ALLÁ ARRIBA de Pierre Lemaitre

Premio Goncourt

Ya había leído a Pierre Lemaitre, y son recomendables todos sus novelas, pero además “Nos vemos allá arriba” es especial.
Porque ya en el primer párrafo dice tanta verdad de un modo tan sutil, que sienta las bases del genial estilo narrativo que nos vamos a encontrar en este libro. Que comienza con la Primera Guerra Mundial en Francia, con escenas (pocas) muy bien descritas y detalladas, en las que casi puedes sentir el sufrimiento de los hombres. Para pasar a tratar como tema principal las consecuencias de la guerra, que incluso cuando termina ofrece grandes negocios a unos pocos. Mientras los excombatientes sobreviven como pueden, bajo el desánimo y la resignación. Son hombres jóvenes que se jugaron la vida en el campo de batalla, algunos mutilados, que han sobrevivido pero ¿a qué precio?
Entre ellos están Albert Maillard y Édouard Péricourt, dos desconocidos unidos por sus heridas de guerra y por una historia en común en la que se han jugado la propia vida. Ahora conviven y sobreviven como pueden. Manteniendo una amistad y ayudándose mutuamente, cada uno dentro de sus posibilidades.
Maillard vive bajo la sombra de su particular pesadilla vivida, pero también bajo la temible amenaza de uno de sus superiores, Pradelle, que parecía tenerlo vigilado mientras duró la contienda. Aparte, conoceremos algo más de su personalidad por ciertas aportaciones de su madre, que me ha dejado la sensación de que es su “Pepito Grillo”.
Por otro lado Édouard no quiere regresar a su casa, ni tener contacto con su familia, por el tremendo estado físico en que se encuentra y porque allí no espera recibir lo que necesita, ya que antes de la guerra tampoco lo recibió. Mientras tanto su padre quiere expiar su culpa, porque reconoce no haber sido un buen padre, y necesita su particular limpieza de alma, pues tenían el final de su historia pendiente, así quiere erigir un gran monumento conmemorativo en honor de los combatientes fallecidos.
Los caminos de los dos amigos avanzan hacia la venganza y, a veces sin saberlo, se van entrecruzando con su antiguo teniente d'Aulnay-Pradelle y con el padre y la hermana de Édouard Péricourt. Lo que crea cierta intriga por saber como terminará esta historia de posguerra, en la que se ve claramente la diferencia entre ricos y pobres, y hasta donde es capaz de llegar el ser humano, aprovechándose de una tremenda situación, con tal de hacer negocios, incluso con los muertos de la guerra, aunque no contaban con la integridad de un funcionario, Merlin. Siendo también este relato una denuncia social y política a hechos no tan diferentes de la realidad.

Algunas frases del libro:

“Por lo demás, lo único que hacemos desde que acabó la guerra es esperar. Al final pasa lo mismo que en las trincheras. Tenemos un enemigo al que no vemos, pero al que notamos con todo su peso. Dependemos de él. El enemigo, la guerra, la burocracia, el ejército: todo viene a ser lo mismo, cosas que nadie entiende ni sabe resolver.”

“Hasta las mayores alegrías dejan un pozo de tristeza. En toda experiencia hay siempre un sentimiento de carencia.”

“Sabía que de todo se recupera uno, pero desde que había ganado la guerra, tenía la sensación de perderla un poco más cada día.”

“Aquel hombre sin cara le hacía al mundo un inmenso corte de mangas, que lo colmaba de júbilo y lo ayudaba a reconciliarse con lo que siempre había sido y había estado a punto de perder.”

“La guerra había sido una prueba terrible pero no era nada comparada con aquellos dos años de paz, que en determinados momentos adquirían visos de descenso a los infiernos.”

Contraportada o parte de la misma:

En noviembre de 1918, tan sólo unos días antes del armisticio, el teniente d'Aulnay-Pradelle ordena una absurda ofensiva que culminará con los soldados Albert Maillard y Édouard Péricourt gravemente heridos, en un confuso y dramático incidente que ligará sus destinos inexorablemente.
Édouard, de familia adinerada y con un talento excepcional para el dibujo, ha sufrido una horrible mutilación y se niega a reencontrarse con su padre y su hermana. Albert, de origen humilde y carácter pusilánime, concilia el sueño abrazado a una cabeza de caballo de cartón y está dispuesto a lo indecible con tal de compensar a Édouard, a quien le debe la vida. Y Padrelle, aristócrata venido a menos, cínico y mujeriego, está obsesionado con recuperar su estatus social. De regreso a París, los tres excombatientes se rebelarán contra una realidad que los condena a la miseria y al olvido. Así, Édouard pergeña una ingeniosísima estafa con el fin de vengarse de su progenitor, que siempre lo repudió por su sensibilidad y sus habilidades artísticas. De paso quiere ayudar al fiel Albert, cuyo prurito es huir a las antípodas para olvidar a Cécile, su amor perdido. Aunque tal vez el más ambicioso sea Pradelle, que sacudirá la conciencia de Francia entera mediante una monumental operación delictiva concebida para amasar una rápida fortuna. Los escollos son considerables, pero la voluntad de los tres parece infinita.

Traducción del francés de José Antonio Soriano Marco

Otros libros de este autor reseñados en este blog: “Vestido de novia” (enlace aquí), “Irene” (enlace aquí), “Alex” (enlace aquí), “Tres días y una vida” (enlace aquí).




miércoles, 23 de agosto de 2017

LA REGATA de Manuel Vicent

Una regata de veleros por el mar Mediterráneo es el hilo conductor de este relato, donde diferentes personajes componen una muestra de parte de la sociedad actual, con sus virtudes y sus defectos, en algunos casos, llevados al extremo, casi al ridículo. Convirtiéndose en una crónica y crítica de la actualidad que nos rodea, donde hay espacio para temas tan candentes como la corrupción política, las diferencias de las clases sociales y la crisis migratoria. Mostrando una realidad social y, a la vez, reflejando “el espectáculo del animalario humano”.
Pero la novela empieza con otra escena, protagonizada por Dora Mayo y Pepe California, y el misterio de lo que les ocurre se mantiene a lo largo de la narración, dando un puntito de suspense. Y creando la expectativa de que puede ser importante dentro de la historia, pero a mi me ha parecido un complemento sin demasiada relevancia.
En conjunto los personajes están muy bien definidos, representan con bastante claridad estereotipos de personas, y a algunos en mi imaginario personal me ha sido fácil ponerles su etiqueta real. Fuera de estos modelos está Ismael, un joven que quiere ser escritor, y de su cuaderno de bitácora saldrá esta historia. Los recuerdos de su niñez junto a su abuelo Joan muestran el contraste de la forma de vivir antes y ahora.
Viéndose esa diferencia no sólo en la actitud de las personas, sino también en la transformación que han sufrido los lugares a lo largo del tiempo. Escenarios que transcurren por la Costa Blanca, Baleares, Valencia y Madrid.
Las escenas están muy bien descritas y detalladas, hasta por el lenguaje naútico utilizado, teniendo un papel especial la armonía del Mediterráneo, con sus paisajes, su gastronomía y su banda sonora.
Si ya has leído a Manuel Vicent encontrarás en estas páginas su inconfundible estilo.

Algunas frases del libro:

“En todas las partidas siempre hay un tonto que pierde. Si a la media hora de juego no sabes quién de todos es el tonto, es que el tonto eres tú.”

“Las dificultades de la vida, como las de un viento contrario, jamás pueden ser salvadas enfrentándolas directamente, ni tampoco rindiéndose ante ellas, pero sí se pueden afrontar dándoles un cierto ángulo, es decir navegando de bolina.”

“¡Qué maravilla, el sol sale y el mundo gira!”

Contraportada o parte de la misma:

El amor de Dora Mayo, aspirante a actriz, y el exitoso empresario Pepe California parece vivir sus mejores y más ardientes días en el verano de 2016, cuando una regata congrega a lo más granado de la sociedad a orillas del Mediterráneo. Pero la muerte, que trastoca todo en los momentos más inesperados, acaba con la burbuja de esta relación de la que solo quedará un misterio: el de las firmes ataduras que no impiden escapar a Dora de la cama en la que termina abruptamente el trato de los dos amantes.

Otros libros de este autor reseñados en este blog: “La novia de Matisse” (enlace aquí) y “León de ojos verdes” (enlace aquí)


viernes, 4 de agosto de 2017

EL PACIENTE de Juan Gómez-Jurado

El verano pasado leí de este mismo escritor “Cicatriz” (reseña aquí), una historia absorbente desde el principio. Y la gente comentaba que “El paciente” aún era mucho mejor. Y no se equivocaban, apenas he hecho pausas en la lectura porque el ritmo de la narración es frenético.
Aunque en la primera página te cuenta la situación actual del Dr. Evans, no desluce para nada el relato de lo que le ha sucedido anteriormente, unas circunstancias que le han llevado a ese estado, unos hechos que ocurrieron en 63 horas antes de una operación quirúrgica a un paciente muy especial. Y es que hasta que terminas el libro no llegas a saber con certeza ese final.
El recorrido de esas horas empieza conociendo un poco como es el propio Dr. Evans en su trabajo y algunos datos sobre su vida personal, para pasar rápidamente a la acción con la desaparición de su pequeña hija. Y a partir de ese momento el ritmo se acelera, y los acontecimientos se suceden velozmente.
La búsqueda a contrarreloj tiene dos frentes a la vez, el propio Dr. Dave (David) Evans que tiene que seguir las normas impuestas por un tal White, psicópata con todo calculado al milímetro, que lo tiene supercontrolado y sabe todo sobre él, tanto que llega a jugar con sus recuerdos y sus sentimientos.
Y por otra parte se implica en esa desesperada búsqueda, tras pedirle ayuda, la cuñada del médico, Kate, que da la casualidad que trabaja en el Servicio Secreto.
Ambos se enfrentan a un difícil dilema moral tanto a nivel personal como profesional. ¿Qué vida salvar, la de su hija/sobrina o la del presidente de EEUU? Tienen que tomar decisiones que les hacen saltarse todas las normas de sus trabajos, la ética profesional entra en juego, y por supuesto un padre haría cualquier cosa por salvar a su hijo. Pero, ¿qué es lo correcto? ¿qué harías tú? La respuesta parece fácil pero la presión a la que está sometido el Dr. Evans por parte de ese psicópata no le deja pensar con claridad.
Si te sumerges en este thriller desconecta de todo, porque no tendrás tiempo para nada más que estar leyendo de principio a fin esta novela.

Algunas frases del libro:

“Sabes que la muerte llega a todos, y eso es aceptable. Y también sabes lo difícil que es vivir con la culpa de no haber evitado lo evitable. Lo inaceptable es el remordimiento, una copa amarga que se bebe día a día.”

“Ser padre transforma el temor propio en el temor de que alguien a quien amas pueda desaparecer.”

“Para proteger a tu familia se llega hasta donde haga falta.”

“La única manera de lograr algo es haciéndolo.”

Contraportada o parte de la misma:

El prestigioso neurocirujano David Evans se enfrenta a una terrible encrucijada: si su próximo paciente sale vivo de la mesa de operaciones, su pequeña hija Julia morirá a manos de un psicópata.
Para el Dr. Evans se inicia una desesperada cuenta atrás cuando descubre que el paciente que debe morir para que su hija viva no es otro que el presidente de Estados Unidos.



martes, 1 de agosto de 2017

LA BRIGADA DE ANNE CAPESTAN de Sophie Hénaff

Es una novela policíaca distinta a las tradicionales porque tiene su toquecillo de humor, gracias a las peculiaridades y la forma de actuar de cada personaje, quienes tienen recursos para todo, y otro puntazo muy bueno es el montaje y decoración de las nuevas oficinas. Y es que esta brigada, dirigida por la comisaria Capestan, es de lo más variopinta. Pero ella les da un voto de confianza, sin importarle la reputación de cada uno. Notándose que hay “feeling” entre los compañeros.
Así Anne Capestan pasa de vivir con incertidumbre en su vida profesional a tener un objetivo y un plazo de vencimiento. Y esta oportunidad se la da uno de sus jefes, Buron, quién tiene sus razones para ponerla al mando de este nuevo grupo donde parece que sólo mandan al personal sobrante.
Pero no se queda de brazos cruzados, sino que recupera casos antiguos, para tener éxito donde antes se había fracasado. Y está decidida a llegar hasta el final en cada caso. No se va a rendir, caiga quien caiga. Ella es resolutiva y va a demostrar que su brigada sirve para algo. Y si tiene que plantarles cara a los jefazos, pues se planta. En el fondo les han dado una oportunidad para demostrar lo que valen.
Me ha parecido genial como la autora maneja la trama, tejiendo hilos de intriga desde diversos puntos para unirlos en determinado momento. Y como bajo ese clima humorístico, hay un trasfondo serio sobre la profesionalidad y actuación de la policía. Aunque el peso de esta historia son los personajes, dejando ganas de compartir más investigaciones con ellos. Así que habrá que ir a buscar el siguiente libro de esta serie “Aviso de muerte”.

Algunas frases del libro:

“No podía resignarse a su suerte, ni estancarse en la apatía que todo el mundo le deseaba. Para rendirse incluso sin que se lo ordenasen, mejor se volvía ya a casa.”

“Tenemos libertad para hacer nuestro oficio tal y como soñábamos cuando nos enrolamos. Investigamos sin presiones, sin rutinas, sin tenerle que rendir cuentas a nadie.”

Contraportada o parte de la misma:

Anne Capestan es una policía joven y apasionada. Ha sido una estrella, pero se encuentra alejada de su cargo tras haber disparado a un hombre durante una investigación cuyos detalles no han quedado claros. Cuando acude nuevamente a la sede de la Policía Judicial parisina para la decisión final sobre su carrera, su jefe le comunica que la ha puesto al frente de una brigada especial. Pronto sabrá quiénes componen esta brigada sin nombre, sin coche y sin armas: un borracho, una escritora escandalosa – su perro –, un informático despistado, un gafe... Dos casos aparentemente anodinos y nunca resueltos les esperan: una mujer estrangulada en su sofá y un jubilado al que han disparado en el río.

Traducción del francés de María Teresa Gallego Urrutia y Amaya García Gallego