Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

miércoles, 3 de mayo de 2017

AMSTERDAM de Ian McEwan

La muerte de Molly con tan solo 46 años, y de una forma un tanto terrible, marca el inicio de esta historia. En la que dos de sus amigos, y amantes, Clive y Vernon, tienen que continuar con sus vidas, pero sus pensamientos se encuentran algo influenciados por la situación que acaba de ocurrir, y cada uno somatiza de una manera esa ausencia.
Estos dos personajes conforman la parte central del libro, a través de sus actuaciones en sus respectivos trabajos, el primero es músico y el segundo es periodista. Y ambas profesiones son tratadas desde un punto de vista crítico.
Aparte hay otros dos personajes que también formaban parte del círculo de Molly, su marido, George, quién aparece en un par de momentos clave.
Y el otro amante, Julian Garmony, un político en plena carrera de ascenso, que aparece poco en escena, pero su comportamiento es relevante.
Ese hecho significativo es el que nos adentra en el mundo periodístico, con sus tejes y manejes, las decisiones que se toman y las consecuencias a todos los niveles a la hora de hacer públicas ciertas noticias. Derivando en una cuestión ética que no será la única, pues cada personaje en cierta medida se ve involucrado en un dilema moral. Que a su vez genera el sentimiento del deber. Pasando por el gusto por la venganza.
Me ha resultado una historia corta, no ya tanto por la extensión, sino más bien por el contenido. Le ha faltado sacar más jugo a los personajes, sobre todo a alguno de ellos. Y aunque trata temas que dan para debate tampoco profundiza mucho en ellos. Con un final sorprendente donde ves que este autor sabe poner al descubierto la naturaleza humana. 
Pero me gustó muchísimo más “La ley del menor” (reseña aquí).

Algunas frases del libro:

“Uno de esos brotes ocasionales de miedo a la muerte.”

“Los humanos sabíamos tan poco unos de otros.”

Contraportada o parte de la misma:

Molly Lane ha muerto a los cuarenta y seis años de edad. Era una mujer muy libre, muy seductora, y en su entierro se encuentran presentes los cuatro hombres más importantes de su vida: Clive Linley, músico famosos; Vernon Halliday, periodista y director de uno de los grandes periódicos del país; George Lane, su poderoso y multimillonario marido, y Julian Garmony, un notorio político de derechas, actual ministro de Asuntos Exteriores y candidato a primer ministro.
Clive y Vernon son amigos desde los lejanos y felices años sesenta, y ambos fueron amantes de Molly cuando todos ellos eran jóvenes, idealistas y pobres. George, el marido, entró mucho más tarde en la vida de la fascinante mujer y jamás pudo poseerla del todo, excepto en el terrible período final, de descenso a los infiernos de la pérdida de memoria y la desintegración mental, en el que se convirtió en su implacable cuidador y carcelero. Y con respecto a Garmony, representante de la derecha más pura y dura y de todo lo que Vernon, Clive y Molly odiaron durante toda su vida, ni el periodista ni el músico pueden explicarse qué era lo que Molly veía en él, qué extraña relación les unía.

Traducción de Jesús Zulaika



13 comentarios:

  1. Pues me temo que lo dejo pasar que de él tengo mucho pendiente, y por lo que cuentas creo que otros títulos me gustarían más. Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Todavía no me he estrenado con este autor. Tengo que ponerle remedio y no me importaría nada hacerlo con esta novela.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Del autor solo he leído Expiación y aunque me encantó no he vuelto a animarme con él a pesar de tener varios títulos anotados.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. McEwan siempre es una garantía. Me lo apunto.

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Con este autor voy y vengo, a veces me gsuta mucho como Expiación, Chesil Beach y La ley del menor y otras me aburre como Operación dulce o Solar que ni la acabé. Esta por lo visto se queda a medio camino de lo que tenía que haber sido. Creo que la dejo pasar.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Leí hace tiempo Expiación y me gustó mucho pero no he vuelto a leer nada más de McEwan. Echaré un vistazo a tu reseña de La ley del menor porque este título no me tienta en exceso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Me llama muchísimo más "La ley del menor", así que este, de momento, lo dejaré correr. Lo cual me alegra porque mi lista de pendientes se está convirtiendo en infinita!!! jajaja
    Un besin y feliz fin de semana!

    ResponderEliminar
  8. Es cierto que de todos sus títulos es una novela menor, pero siempre es un lujo y un placer leer a McEwan
    Besos

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola!
    Soy nueva por tu blog :)
    No he leído nada del autor y estoy deseando hacerlo ^^
    Besitos

    ResponderEliminar
  10. He leído una novela del autor y tengo en casa otro libro suyo. Este tendría que esperar

    ResponderEliminar
  11. Aunque hace un tiempo que no leo ninguna novela de McEwan, su literatura me gusta bastante. Este título que reseñas me interesó bastante por el tema y, sobre todo, por la manera en que el autor lo trata (se le considera una obra menor pero a mi me gustó bastante).

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  12. este autor no acaba de llamarme la atención...y tengo tantos otros pendientes de leer que creo que me lo salto.

    ResponderEliminar
  13. ¡¡Hola! Me encanta McEwan. Leí de él "Chesil beach" y "La ley del menor" que me encantaron, me gusta mucho como escribe.
    Pero también se que algunos otros puede que no me gusten tanto
    Besos

    ResponderEliminar

Pido disculpas si tardo en publicar comentarios y en contestarlos. Este blog es muy importante para mí pero no lo único que hay en mi vida.
Gracias por comentar.