Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

viernes, 29 de julio de 2016

UN MILLÓN DE GOTAS de Víctor del Árbol

Una novela de las recomendables, de las que empiezas a leer y no puedes dejar de hacerlo, pues los hechos que van sucediendo te absorben. Situaciones ficticias junto a otras históricas, acontecimientos que no dejan indiferente, que ponen al límite la condición humana, que nos recuerdan momentos terribles de la primera mitad del siglo XX en Europa. Unido a un relato que mantiene la tensión y la intriga, que va dosificando la información de los personajes, haciendo que la lectura te enganche.
La historia transcurre entre dos espacios temporales, empieza con un prólogo en el año 2001, continua con tres partes: El lobo flaco, Cartas amarillas y Silencio. Donde intercala los años 2001 y 2002 con otro relato que empieza en 1933. Para terminar con un epílogo que abarca del 2010 al 2014. Pero no son tramas diferentes, sino que se complementan. El pasado es lo que marca el presente, y dejará huella en el futuro.
Empieza con virulencia, con el secuestro y muerte de un menor que traerá malas consecuencias para su madre, Laura, una policía que parece tomar la justicia por su mano. Y que con su suicidio regresará a la vida de su hermano Gonzalo. Pues años atrás se distanciaron porque a su madre, Esperanza pero antes se llamó Catherina, no le gustó un artículo que Laura escribió sobre su padre, desmitificando al héroe Elías Gil.
Precisamente la narración que se inicia en 1933 es para ponernos en antecedentes de este personaje, quien fue a Rusia como ingeniero, pero por un chivatazo es enviado a los campos de Siberia. En este punto es tremenda la descripción de la barbarie que vivieron los miles de deportados desde el momento que subieron en el tren que les llevó desde Moscú a Tomsk, donde Elías perderá un ojo a manos de Igor Stern, por no querer dar su abrigo, y conocerá a Irina y a su pequeña hija Anna, personajes que marcarán su destino y el de sus descendientes, y una batalla personal que parece no tener fin.
Hasta la llegada y estancia en la isla de Názino, un infierno inimaginable pero terroríficamente real. Que seguramente hizo que Elías perdiera la brújula de si mismo, o también pudo ser en la guerra civil española, o en los campos para exiliados republicanos en Argelès (Francia), o en las batallas contra los alemanes en la segunda Guerra Mundial. Situaciones muy difíciles, en ocasiones trágicas que despertaron al monstruo para herir aquello que más amaba.
Un pasado con el que Gonzalo, un abogado de mediana edad, casado y con dos hijos, se irá topando según vaya tirando de los hilos que le ha dejado su hermana Laura. Demostrando ambos que tienen el carácter combativo de su padre.
En esa búsqueda de identidad se va a encontrar con rencores, odios, secretos, traiciones, supervivencia a costa de otros, cobardías, decisiones desesperadas, maldad, abusos, mentiras, promesas no cumplidas, vidas construidas con engaños. Un pasado que todos se empeñaban en silenciar. Junto con un complejo entramado de negocios sucios capitaneado por la mafia rusa, la Matrioshka.
Es una trama complicada que tiene sitio para personajes que pasan algo desapercibidos pero que van jugando papeles decisivos, como Luis (ex-marido de Laura), Agustín González (suegro de Gonzalo), Siaka (un confidente), Atxaga (un caso del bufete de Gonzalo). Y otros con algo más de protagonismo que unen el pasado y el presente como Ramón Alcázar y su hijo Alberto, Vassilii Velichko, Tania. Diferentes tramas unidas bajo el hilo conductor de Elías Gil, desaparecido en 1967, pero cuya memoria le pesaba a Laura. Sola no podía luchar contra toda la maldad del mundo, y sus esfuerzos solo son una gota en el océano, pero “¿Qué es el océano, sino un millón de gotas?”

Algunas frases del libro:

“Miró a su hijo con un brillo de nostalgia que solo llega al final de una vida vivida.”

“Todo se pone en marcha con un simple gesto. La primera gota que cae es la que empieza a quebrar la piedra, ¿no es cierto?”

“Era curiosa la memoria; se olvidan acontecimientos primordiales y se recuerdan detalles insignificantes.”

“Uno no deja de ser lo que es aunque se disfrace de otra cosa.”

“A veces podemos perder lo importante por defender lo que para otros es insignificante.”

“La memoria es algo prodigioso. Inventa como quiere el relato de una vida, utiliza lo que le conviene y desecha lo que le estorba, y es como si nada hubiese existido...”

“La verdad se moriría cuando los últimos que la vivieron ya no existieran.”

“Así avanzaba el mundo, despacio, con pequeños gestos heroicos y estériles. De generación en generación.”

Contraportada o parte de la misma:

Gonzalo Gil es un abogado metido en una vida que le resulta ajena, en una carrera malograda que trata de esquivar la constante manipulación de su omnipresente suegro, un personaje todopoderoso de sombra muy alargada. Pero algo va a sacudir esa monotonía.
Tras años sin saber de ella, Gonzalo recibe la noticia de que su hermana Laura se ha suicidado en dramáticas circunstancias. Su muerte obliga a Gonzalo a tensar hasta límites insospechados el frágil hilo que sostiene el equilibrio de su vida como padre y esposo. Al involucrarse decididamente en la investigación de los pasos que han llevado a sus hermana al suicidio, descubrirá que Laura es la sospechosa de haber torturado y asesinado a un mafioso ruso que tiempo atrás secuestró y mató a sus hijo pequeño.
Pero lo que parece una venganza es solo el principio de un tortuoso camino que va a arrastrar a Gonzalo a espacios inéditos de su propio pasado y del de su familia que tal vez hubiera preferido no afrontar.
Tendrá que adentrarse de lleno en la fascinante historia de su padre, Elías Gil, el gran héroe de la resistencia contra el fascismo, el joven ingeniero asturiano que viajó a la URSS comprometido con los ideales de la revolución, que fue delatado, detenido y confinado en la pavorosa isla de Názino, y que se convirtió en personaje clave, admirado y temido, de los años más oscuros de nuestro país.



10 comentarios:

  1. Es buenísima esta historia, intensa, con unos personajes fascinantes y una maraña muy bien hilada y resuelta.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Lo tengo pendiente. Y estoy segura que me encantará. Un beso ;)

    ResponderEliminar
  3. Adoro a este autor, todas sus novelas son magníficas.
    Deseando que publique otra
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Hace poco he leído "La víspera de casi todo" y es probable que también lea este.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. La tengo en la estantería esperando y me parece que no va a esperar mucho ya.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. Lo leí hace poco y me encantó, quiero volver a reencontrarme con el estilo tan personal que tiene su autor.

    Besitos

    ResponderEliminar
  7. Me han gustado mucho todos los libros de este autor, este también, pero mi preferido es "Respirar por la herida"
    Besos

    ResponderEliminar
  8. No me he estrenado aún con el autor; alguna vez será ...

    bsos!

    ResponderEliminar
  9. Qué dura es esta historia, pero cómo me gustó...Un besote!

    ResponderEliminar
  10. Creo que, de momento, no lo leeré. Quizás en un futuro.
    Muy buena reseña.
    ¡Nos leemos! :-)

    ResponderEliminar

Pido disculpas si tardo en publicar comentarios y en contestarlos. Este blog es muy importante para mí pero no lo único que hay en mi vida.
Gracias por comentar.