Libros para leer junto al fuego en invierno y a la sombra de un árbol en verano

viernes, 31 de julio de 2015

LA PALABRA MÁS HERMOSA de Margaret Mazzantini

Si te decides a leer esta novela no la dejes a mitad, llega hasta el final, pues saber cual es la palabra más hermosa tiene un significado muy importante que no debes dejar de conocer.
Está narrada en dos espacios temporales, el actual y finales de los 80 principios de los 90 del siglo XX. Desarrollándose principalmente en Sarajevo, pero también en Roma y la costa adriática (Croacia).
Es la historia de varios personajes que de una manera u otra vieron marcada su vida por la guerra de los Balcanes, en concreto por el asedio de Sarajevo. Adonde regresa 16 años después Gemma, con su hijo Pietro, tras una llamada de su amigo Gojko. Intercalando en esa vuelta, sus impresiones actuales, con los recuerdos del pasado. Un pasado que redescubrirá en el presente y que le modificará el futuro. Iremos conociendo sus vidas, su gran amor Diego, pinceladas de la guerra, de las huellas que dejó en la ciudad y en los habitantes, por supuesto, en ella y en su amigo Gojko, y cómo lo vive Pietro desde la lejanía de un adolescente, que aunque nació allí y en aquel tiempo, desconoce la realidad.
Su amistad se remonta a finales de los años 80, cuando Gojko, un poeta de Sarajevo, conoció a Gemma, una periodista italiana que estaba estudiando a un autor yugoslavo. Él le presentó a otro amigo italiano, Diego, un fotógrafo a quien le gusta fotografiar charcos, porque en el reflejo del agua capta instantes. Y mientras entre los tres se fue fraguando una gran amistad, también surgió entre los dos italianos un profundo amor que los acabó uniendo como pareja. Siendo una relación intensa que evoluciona hacia el deseo de ser padres, situación que por circunstancias les condiciona la existencia. Mientras paralelamente se ven envueltos en el conflicto de Sarajevo.
Por tanto algunos de los temas que trata este libro son: la amistad, el amor, los sueños, la maternidad, la adolescencia, la guerra, los conflictos étnicos, la violencia. De los cuáles me han impresionado mucho más las partes donde Gemma narra sus recuerdos de aquellos días tristes y terribles, donde los habitantes tenían envidia de los pájaros porque podían irse tranquilamente volando. Para ella empezó la guerra cuando vio a Gojko llorar, con un llanto terrible. El inicio del conflicto sucedió muy rápido, y aquellas calles por las que meses atrás paseaban ahora explotaban pedazo a pedazo como una palomita de maíz. Ahora camina de nuevo por aquel lugar, observa a las personas, se fija si eran grandes o niños cuando la guerra, ve sus rostros grises. Repara en la pintura roja sobre el asfalto, son las rosas de Sarajevo, testimonios de la muerte de alguien y del lanzamiento de granadas. Recuerda la primera matanza, aquella gente haciendo cola para comprar pan. Habla de los francotiradores que disparaban a la gente como conejos, divirtiéndose, pero no porque estuvieran locos o fueran sádicos, simplemente habían perdido el sentido de la vida. Resuena en sus oídos el estruendo de las montañas, era la vida que huía para dar paso a la locura. Se encuentra en la pared del conservatorio un letrero que pone “TISINA” (SILENCIO), debajo hay un boquete producido por una explosión, y el guarda le cuenta que lo dejaron así para recordar que se había roto el silencio. Estos son algunos de los momentos impactantes que me han estremecido, pues forman parte de una terrible realidad.
Son descripciones de lo que se vivió en Sarajevo, con las explosiones y las matanzas tan desgarradoras, la destrucción de su pacífica especie, la de los musulmanes, los serbios, los croatas y los judíos. Con preguntas como ¿Porqué querían matar a la población? ¿Porqué las armas de Sarajevo apuntaban contra Sarajevo? Aún así, Gojko creía que todo acabaría pronto, porque el mundo no les quitaba el ojo de encima, y lo importante era que se supiese lo que sucedía. Pensaban que el mundo aún tenía orejas. (Estos pensamientos me han recordado al libro “Entre tonos de gris” de Ruta Sepetys, donde los lituanos ante la brutal intervención de Stalin también esperaban que el resto del mundo les salvase, pero se quedaron esperando. Puedes ver la reseña de este libro aquí).
Pero hay más personajes que forman parte en esta novela y que no me gustaría olvidar. El padre de Gemma, por su apoyo. La hermana y la madre de Gojko, que representan a tantas otras de Sarajevo. La pareja mayor que les alquila una habitación, quienes también son ejemplo de otros miles de habitantes de Sarajevo. La pareja actual de Gemma, Giuliano, por su amor. Aska, porque su historia nos recuerda otra de las horribles consecuencias de las guerras.
Ha sido una lectura que me ha hecho reflexionar, hacerme preguntas y sentir emociones. Además de recordarme un conflicto que ni hace tantos años que ocurrió ni fue en un lugar tan lejano, además de que fue el primero que retransmitieron por televisión. Y sus imágenes han regresado a mi mente, pero a quienes no deberíamos olvidar es a las gentes que lo sufrieron. Por tanto la historia me ha resultado emotiva. Su desarrollo tiene algunos altibajos en cuanto a intensidad, y momentos que me han despistado, como que por un instante llegué a odiar a Diego, pero según avanza la trama, va cogiendo más fuerza la narración, teniendo algunos giros inesperados que le dan una vuelta tremenda, haciendo encajar las piezas, hasta el título. Dando un resultado final que me ha conmovido.

Algunas frases del libro:

“Porque la vida pasa y nosotros con ella.”

“Era para decirte que los amores que parecen absurdos a veces son los mejores... Para decirte que solo tengo cinco años menos que tú, que soy de fiar como mi abuelo... Que moriré antes que tú porque las mujeres vivís más tiempo... Era para decirte que no te casaras. Para que me eligieras a mí. Soy tú óvulo ciego.”

“A menudo no somos conscientes de lo que tenemos, no nos mostramos agradecidos con la vida.”

“—Puedes fotografiar simplemente la realidad, o puedes buscar.
--¿El qué?
--Algo que pasa pero no se ve. Que aparece luego.”

Contraportada:
Es de noche en Roma, todos duermen, pero el teléfono suena de repente... Una voz que llega de lejos invita a Gemma a un viaje a Sarajevo, la ciudad donde nacieron y murieron las emociones más hondas de su vida.
Allí, entre los estallidos de una guerra cruel e inútil, hace dieciséis años nació Pietro, un niño que ahora la llama mamá y es tan hermoso, sano y egoísta como cualquier otro adolescente. Pietro no conoce bien su origen y no sabe que en las calles estrechas de aquella ciudad sitiada Gemma vivió una historia de amor de esas que se te pegan a los huesos y te cambian para siempre.
Ahora, de vuelta a esas tierras, madre e hijo tendrán que enfrentarse a un pasado que esconde secretos, a unos cuerpos que aún llevan las huellas de un dolor antiguo, pero a lo largo del viaje también aprenderán palabras nuevas, esas que nos sirven para dar un sentido a nuestros errores y seguir apostando por lo mejor de la vida.

Traducción de Roberto Falcó Miramontes

16 comentarios:

  1. Tiene buena pinta, a ver si tengo oportunidad de hacerle un hueco :)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Laura: te lo recomiendo. Es una gran historia.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Es un libro maravilloso. A mí me dejo conmocionada.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manuela: sí, deja huella, porque consigue transmitir emociones.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Uf,tengo demasiados libros pendientes,asi que creo que le dejare pasar.
    Saludos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana Trapote: a veces hay que elegir.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Yo lo abandoné, me aburría un montón con su lentitud. Por lo que dices tendré que darle otra oportunidad.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tabuyo: te recomiendo que lo vuelvas a intentar, según avanza la novela gana en intensidad, y es importante lo que quiere transmitir.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. A mi enamoró esta novela. Sufrí mucho pues lo leí en una época dura en la que me sentí bastante identificada con la protagonista. Es una novela que recomiendo a todo el mundo y que recuerdo con mucho cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eva: vaya, siento que te afectase tanto. Y, sí, es un libro muy recomendable.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Bueno, está bien la advertencia que pese a altibajos merece mucho la pena concluir este libro, me dejas intrigada con eso de cuál es la palabra más hermosa y que sea tan conmovedor).
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marilú: tiene sus momentos impactantes que sin remediarlo conmueven, y un final que no deja indiferente.
      Un abrazo

      Eliminar
  7. No he leído nada sobre este conflicto que, como bien dices, está cercano tanto en el espacio como en el tiempo. Me lo apunto, sin duda. Gracias por presentármelo.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Zamarat: creo que este libro te gustará. Ya nos contarás tu opinión.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. Una novela dura y emotiva que te hace, en efecto, reflexionar sobre muchos temas. Buena recomendación.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inmaculada: creo que ha pasado algo desapercibida y, sin embargo, considero que no hay que perdérsela.
      Un abrazo

      Eliminar

Pido disculpas si tardo en publicar comentarios y en contestarlos. Este blog es muy importante para mí pero no lo único que hay en mi vida.
Gracias por comentar.